Una treintena de expertos de la cultura maker de toda España se reunieron el pasado 10 de diciembre en Etopia-Centro de Arte y Tecnología, en Zaragoza, en el marco de una serie de actuaciones llevadas a cabo por la Fundación Ibercivis y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) para fortalecer la ciencia ciudadana en España.

Responsables y usuarios de fab labs (talleres de fabricación digital de uso personal con máquinas controladas por ordenadores), de espacios maker (lugares para la experimentación tecnológica y el prototipado de ideas), académicos y representantes de entidades públicas y privadas, expertos en metodologías de mediación y en comunicación, debatieron sobre las necesidades en este campo y sobre cómo conectar la ciencia, la tecnología y la innovación con las necesidades y retos en las sociedades actuales, con un marcado propósito de inclusión social y desarrollo de las capacidades. La búsqueda de financiación para estos espacios, la experiencia en modelos diversos de cooperación, las necesidades de una mejor difusión y comunicación de los proyectos fueron algunos de los temas discutidos, junto con las características que debería tener una futura red de ciencia ciudadana en España.

Durante la jornada se presentaron además diversos proyectos realizados en el ámbito maker con objetivos científicos: César García, cofundador de Makespace Madrid, recordó los inicios de este espacio y el proyecto Air Quality Egg, basado en tecnologías abiertas para la medida de la calidad del aire con una red de sensores de bajo coste. Francisco Sanz, director ejecutivo de la Fundación Ibercivis, explicó diversos proyectos promovidos por Ibercivis en los que confluyen cultura maker y ciencia ciudadana, como puede ser el diseño y fabricación de Can Sats, pequeños satélites que deben ser capaces de realizar misiones científicas. Jorge García, representante de la división ICT de Tecnalia, aportó la visión desde este centro pionero en España sobre investigación aplicada que lidera el proyecto europeo Open Maker, promoviendo proyectos de cooperación entre espacios maker y la industria tradicional manufacturera.

La presencia de la comunidad maker está plenamente justificada en el plan de fortalecimiento de la ciencia ciudadana: el trabajo de investigación implícito en la fabricación realizado también fuera de las instituciones, la promoción de un modo de trabajo abierto y colaborativo, el fomento de una ética que requiere actitudes como la confianza, la búsqueda de modelos de negocio basados en la cooperación más que en la competición son aspectos que desde la ciencia ciudadana también se promueven con el fin de construir una ciencia abierta y colaborativa, en la que cualquier persona, de un modo u otro, pueda participar de modo activo, generando verdadero conocimiento científico.

La cita de esta semana en Zaragoza constituye la tercera de cinco reuniones temáticas en torno a la ciencia ciudadana; la primera se celebró en Sevilla, centrada en los temas Biodiversidad, Medio Ambiente y Patrimonio, y la segunda tuvo lugar en Cuenca, dedicada a la Astronomía. En estas reuniones se discuten las necesidades de la ciencia ciudadana en sus áreas así como los aspectos fundamentales para la creación de una futura red de ciencia ciudadana en España. Los participantes en las reuniones son personas de diferentes perfiles, que trabajan tanto dentro como fuera del mundo académico y los centros de investigación, siendo todas ellas expertas en alguno de los aspectos tratados. La misma composición de las reuniones aspira a reflejar la realidad de la ciencia ciudadana donde, como se demuestra en cientos de proyectos en todo el mundo, hay mucha capacidad de generar conocimiento científico riguroso fuera de los circuitos institucionales de investigación.

Esta sección se realiza en colaboración con el Observatorio de la Ciencia Ciudadana en España, coordinado por la Fundación Ibercivis. Ir al suplemento Tercer Milenio.