La comunidad maker comparte muchos de los postulados de la Ciencia Ciudadana: el trabajo de base desde instituciones no oficiales, realizado por expertos en sus áreas pero que no son necesariamente científicos de la academia, su espíritu abierto y colaborativo… Son valores que la Ciencia Ciudadana siente como propios.

El movimiento maker tiene un claro fin social, ya que los dispositivos desarrollados en su seno tienen una utilidadad clara e inmediata para sus creadores, resuelven sus inquietudes y se difunden rápidamente para dar solución a problemas de los ciudadanos.

Esta infografía se ha realizado por el Observatorio de la Ciencia Ciudadana en España y ha tenido la colaboración de la Fundación Ibercivis y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología FECYT.