¿De verdad la música estimula nuestra capacidad creativa? ¿Y esto reza para cualquier tipo de música? Es momento de comprobarlo. Para ello te invitamos a intentar resolver esta terna de pruebas de creatividad verbal, cada uno bajo unas condiciones de ‘música ambiental’ particulares.

A continuación se presentan tres problemas análogos. Intenta resolver el primero escuchando a tu grupo/cantante favorito. El segundo con música instrumental. Y el tercero sin música.

Prueba 1

 

Completa, mientras escuchas a tu grupo/cantante favorito, la siguiente pirámide: consistente en rellenar los recuadros vacíos con nombres de frutas comunes de 4 letras, teniendo en cuenta que los números que conectan los recuadros de dos en dos indican el número de letras que se repiten en ambos. (Ejemplo: manzana – 5 -naranja).

Prueba 2

 

Completa, mientras escuchas tu música instrumental preferida, la siguiente pirámide rellenando los recuadros vacíos con nombres de frutas comunes de 5 letras y teniendo en cuenta que los números que conectan los recuadros de dos en dos indican el número de letras que se repiten en ambos. (Ej: manzana – 5 -naranja).

Prueba 3

 

Completa, en ausencia de música de fondo, la siguiente pirámide rellenando los recuadros vacíos con nombres de frutas comunes de 5 letras y teniendo en cuenta que los números que conectan los recuadros de dos en dos indican el número de letras que se repiten en ambos. (Ej: manzana – 5 –naranja).

Hasta ahora existía el consenso o creencia generalizada de que, efectivamente, escuchar música mientras se realiza una tarea favorece nuestra creatividad. Sin embargo, un reciente estudio efectuado por investigadores de las universidades de Lancaster y Central Lancashire, en Inglaterra, y de la universidad sueca de Gävle pone esta creencia en solfa al demostrar, precisamente, todo lo contrario: que escuchar música durante el desempeño de una tarea limita o restringe de forma significativa la creatividad. Más en concreto, lo que han probado en una serie de experimentos con voluntarios, es que interfiere en la capacidad para completar pruebas de creatividad verbal.

Unos experimentos que, además han permitido concluir que, por el contrario, la presencia de ruido de fondo -los sonidos y ruidos cotidianos- no coartan la creatividad. Y que, en el caso de trabajar con la ‘limitante’ música ambiente, no hay diferencia entre que lo que suene sean canciones con letras conocidas, canciones en idiomas ajenos y con letras desconocidas o mera música instrumental. Todas ellas coartan por igual la creatividad.

Los autores de la investigación lo justifican por el hecho de que la música interrumpe o interfiere la memoria operativa o de trabajo: la encargada de contener, almacenar y, sobre todo, procesar la información de forma temporal y que por tanto es clave en la ejecución de los procesos cognitivos complejos.

Esta sección se realiza en colaboración con el Observatorio de la Ciencia Ciudadana en España, coordinado por la Fundación Ibercivis

-Ir al suplemento Tercer Milenio