El pasado 26 de septiembre se llevó a cabo un taller sobre detección de olores para una veintena de estudiantes y público general en el centro Etopia de Zaragoza, impartido por la ingeniera química Rosa Arias, responsable del proyecto Odour Collect desde la Fundación Ibercivis. El taller también sirvió para presentar a los asistentes la app de Odour Collect y la subida de los datos a la plataforma que muestra el mapa de focos de olor en nuestro país.

Pese a que existen detectores robotizados -narices electrónicas- que contribuyen a la detección de problemas de olor en zonas conflictivas, nada mejor que la nariz humana como herramienta precisa y exacta para distinguir los olores de la ciudad.

Odour Colllect cuenta con una aplicación para el ‘smartphone’ con la que cualquiera puede geolocalizar un foco de mal olor, catalogarlo e indicar su intensidad de un modo rápido y fácil. Toda la información proporcionada por los ciudadanos configura un mapa de olores en España, y sus datos quedan abiertos para que científicos puedan trabajar sobre ellos en la búsqueda de soluciones. Con la información aportada por los ciudadanos afectados se pueden idear estrategias para el tratamiento de estos focos de malos olores, aumentando la calidad de vida y evitando conflictos entre vecinos, industria e instituciones.

La contaminación por olores es una de las causas más importantes de conflicto y quejas en todo el mundo. Convivir con los malos olores en nuestro entorno supone un brusco descenso en nuestra calidad de vida, y detrás de este malestar, aparentemente inocuo, se pueden esconder problemas de mayor envergadura como acumulación de basura y residuos, contaminación por agentes químicos o falta de higiene en procesos industriales, entre muchos otros.

Desgraciadamente, hasta ahora entre las prioridades de nuestras instituciones no ha estado la de atajar el problema de los malos olores en ciudades, pueblos o áreas industriales, y no pocas veces ha sido la iniciativa ciudadana la que ha buscado herramientas que ayuden a localizar sus focos y presentarlos de tal manera que empresas, organismos y entidades públicas tengan que enfrentarse a su erradicación.

De su formación como ingeniera química y de su compromiso como ciudadana nace el proyecto que Rosa Arias lidera junto a la Fundación Ibercivis, Odour Collect, una herramienta para la localización ciudadana de focos de mal olor en toda España, y con la que llevar a la esfera pública la necesidad de afrontar este problema de interés general.

Puedes descargarte la app (para Android) y comenzar a localizar los malos olores que te rodean y puedes visitar la web para ver el mapa elaborado por los ciudadanos.

Esta sección se realiza en colaboración con el Observatorio de la Ciencia Ciudadana en España, coordinado por la Fundación Ibercivis.

Ver el artículo de Tercer Milenio