La contaminación por malos olores ha sido sistemáticamente olvidada por gobiernos y legisladores al elaborar las políticas medioambientales que nos rigen, aún cuando la ciudadanía europea ha colocado esta cuestión en el segundo lugar de nuestras preocupaciones sobre medioambiente y polución.

La presencia de malos olores no solo supone una molestia puntual para el ciudadano, sino que anuncia un tipo de contaminación que se asocia a problemas respiratorios, estrés, ansiedad, dolores de cabeza, provocando conflictos socio-ambientales en las comunidades en las que sucede. El mal olor suele ser un indicador de problemas medioambientales más graves, que pueden ir desde una higiene deficiente en procesos industriales a la presencia de excesivos niveles de contaminación química en el aire que respiramos.

La falta de una regulación apropiada sobre la contaminación por olores ha sido uno de los detonantes del nacimiento de D-NOSES, proyecto científico enmarcado en el Horizonte 2020 (Programa para la Investigación y la Innovación de la Unión Europea), liderado por la ingeniera química Rosa Arias y coordinado desde Aragón por la Fundación Ibercivis, que involucra a catorce socios europeos en la búsqueda de una en la búsqueda de soluciones prácticas y creativas que involucren activamente a la ciudadanía afectada y a los actores como las industrias, los Ayuntamientos, etc.

El proyecto D-NOSES (acrónimo en inglés de Red Distribuida para la Detección de Olores, el Empoderamiento y la Sostenibilidad) otorga a los ciudadanos las herramientas necesarias para localizar focos de contaminación por malos olores alrededor de Europa y el mundo y colocarlos en un mapa usando la app Odour Collect , utilizando para ello pautas de la Investigación e Innovación Responsables (RRI), de la Co-creación y de la Ciencia Ciudadana. De esta forma, nacerá el primer Observatorio Internacional del Olor a nivel mundial.

Este enfoque innovador da la vuelta al modo en el que tradicionalmente se ha actuado contra la contaminación por malos olores (de modo discreto, privado y sin la participación de los ciudadanos) al plantear un enfoque integrador, donde la ciudadanía afectada tiene un papel predominante en la recolección y mapeado de evidencias para conjuntamente con otros agentes clave (industrias, entidades públicas medioambientales, etc.) se llegue a soluciones lo más consensuadas posible a través de la co-creación.

Representantes de los 14 organismos y entidades europeas presentes en el proyecto D-NOSES se darán cita en Zaragoza (18 y 19 de Septiembre en Etopía Centro de Arte y Tecnología) para poner en común los avances llevados a cabo hasta la fecha y presentar el trabajo realizado en los 5 primeros casos de estudio piloto -municipios de España, Portugal, Bulgaria, Grecia y Chile- precursores de esta metodología innovadora que busca incrementar la transparencia, realza las relaciones con las comunidades e incrementa la calidad de vida a través de soluciones creativas.

El día 17 de septiembre se visitará en Barcelona el área del Fórum, que comprende uno de los casos de estudio piloto, con el objetivo de que los socios del proyecto puedan entender la problemática del vecindario de una zona residencial que tiene cercana una incineradora y plantas de tratamiento de residuos de toda la ciudad, entre otras.

La semana anterior Rosa Arias habrá estado presente en la conferencia internacional sobre olores Nose 2018, que tiene lugar en Milán y donde mostrará las claves que hacen de D-NOSES un proyecto innovador que coloca al ciudadano en el centro del proceso de actuación y mapeado colaborativo mientras recoge evidencia científica y propone soluciones.

Como resultado de la implicación ciudadana en el proyecto D-NOSES surgirá un modelo de gobernanza “de abajo a arriba” con impacto en todos los niveles de la sociedad: se pondrá de manifiesto la necesidad de incluir el problema de la contaminación por malos olores en la agenda política y con los resultados positivos del proyecto se establecerán las líneas maestras que permitirán su replicabilidad alrededor del mundo.

Las conclusiones arrojadas por el proyecto D-NOSES ayudarán a las entidades legisladoras en la confección de los futuros planes de reducción de la contaminación por malos olores, desarrollando un modelo de legislativo e influyendo en las políticas medioambientales locales, nacionales y europeas.

Desde la Fundación Ibercivis contribuimos al éxito del proyecto D-NOSES a través de la coordinación general del proyecto, aportando nuestra experiencia en el impulso de proyectos de ciencia ciudadana a nivel local, nacional e internacional.

Artículo originalmente publicado en el suplemento Tercer Milenio de Heraldo de Aragón el 13 de Septiembre de 2018. Puedes acceder al suplemento y sus artículos haciendo click aquí.