Jose M. Viñas Diéguez

Entrevista a Jose M. Viñas Diéguez


Soy profesor de Biología y Geología en el IES David Buján de Cambre- A Coruña. Coordinador de proyectos europeos y del club de ciencia del instituto, lo cual me permite participar en congresos y ferias de ciencia con mis alumnos. Además imparto cursos de formación para profesores como: “Ciencia ciudadana en la escuela”, “Ciencia e indagación en el aula” o “Dispositivos móviles en la realización de proyectos científicos” y “Primeros experimentos para infantil y primaria” en los centros de formación de profesorado de la Consellería de Educación, soy formador y desarrollador del proyecto europeo NextLab, coordinador del proyecto Erasmus+”Be a maker@school” y mentor en los proyectos internacionales WorldBiotech y Design Squad Global, ambos de la Association of Science-Technology Centers (ASTC) de EEUU. Todo este cúmulo de actividades está enfocado a acercar la ciencia a los más jóvenes.


En el instituto hemos trabajado con la ciencia ciudadana desde el año 2013, intentando introducirla, en principio, en un ámbito de enseñanza no formal y posteriormente introduciéndola en el currículo como una práctica normal de una asignatura de ciencias. La participación del club de ciencia en las investigaciones de ciencia ciudadana como AQUA, Globe at Night, Noise Tube nos ha llevado a proponer nuestras propias investigaciones. Supertasters, una app de móvil para identificar supercatadores, Species Calendar Plants, una investigación que propone al ciudadano fotografia un árbol cercano a su casa durante los días de Otoño, para así comprobar la evolución de las estaciones en distintas latitudes y otras apps como Avispa Asiática, PNIA Alert, que nos han permitido colaborar con entidades locales y Parques Nacionales. Es decir, la Ciencia ciudadana ha permitido que mis alumnos se acerquen al mundo más allá de las ventanas del aula.


Para poder participar en nuestros proyectos no se requiere un entrenamiento especial, sólo un manejo a nivel usuario del móvil. Cualquier cosa que un adolescente pueda hacer. Apps sencillas y lo más intuitivas posible.


Hasta ahora sólo pretendo que mi experiencia pueda ser replicada en otras escuelas. Dar a conocer la ciencia ciudadana a la siguiente generación de una forma amable, nos permitirá tener futuros ciudadanos más concienciados de la importancia de la colaboración entre sociedad y ciencia.


Desde mi punto de vista “Open Science” es un término más amplio que la ciencia ciudadana. En Open Science incluiría el Open Data, el Open Hardware, Open Software. La Ciencia ciudadana y RRI van de la mano. No creo que tenga sentido la colaboración entre sociedad y ciencia si no se plantea en un marco de Responsible Research and Innovation.


La ciencia ciudadana se puede convertir en la hermana pequeña de la ciencia académica. La hermana querida y amable que permita entender un poco más a la ciencia más inaccesible para el público no iniciado.


Existen varios factores que motivan a diferentes edades. El primero de ellos es la utilidad de la investigación para modificar su día a día.


Aunque pueda parecer mentira, considero la barrera tecnológica un factor importante en la investigación en ciencia ciudadana sobre todo entre los adolescentes. Éstos son muy reacios a bajar apps de móvil para seguir distintos proyectos de ciencia ciudadana. Actualmente la oferta de participación se realiza, sobre todo, a través del móvil, para apps que se utilizan una o dos veces al mes.


La ciencia ciudadana, para poder seguir creciendo, tendrá que ocupar espacios en la sociedad que hasta ahora la ciencia no había considerado. Además de asociaciones de astronomía o ecologistas, se pueden utilizar por ejemplo las redes escolares, las redes de bibliotecas o las redes de asociaciones juveniles. Cualquiera de ellas puede participar, siempre que se adapte el proyecto de ciencia ciudadana a sus intereses.


La ciencia ciudadana está abriendo una vía de participación a la sociedad en la actividad científica actual.


Creo que se están abriendo vías de acercamiento entre la sociedad y la ciencia. El movimiento STEM en las escuelas, favorecerá la inclusión de la ciencia ciudadana en ámbitos, como el escolar, que en un principio no era considerado. Actualmente en Galicia se están impartiendo cursos de formación apoyados por la Consellería de Educación para formar a profesores en la introducción de la ciencia ciudadana en las prácticas escolares.


La ciencia ciudadana no es un competidor de la ciencia académica, es un acompañante. Considero que la ciencia ciudadana muestra a la sociedad parcelas de la ciencia y la investigación en España no conocidos en el pasado, pero que tienen mucho interés en el presente, y sobre todo en el futuro. Hacer partícipe a la gente de las inquietudes científicas de un país, ayudará a que esa sociedad sea más sensible a los logros de los investigadores


Creo que la ciencia ciudadana plantea la simbiosis perfecta entre ciencia y educación. La ciencia ciudadana enriquece la actividad formativa con prácticas de calidad, avances de actualidad o conocimiento del investigador y su trabajo. A la vez, la escuela aporta números a la investigación.


El mayor conocimiento de la Open Science dará a la Ciencia ciudadana un impulso que debería ser aprovechado por nuestros investigadores. La nueva tecnología permitirá al ciudadano estar en contacto con el político, sobre todo en pequeñas poblaciones. Por ello será importante incluir, dentro de esa comunicación, una parcela de ciencia. Donde el dato objetivo y no sólo la opinión puedan aportar veracidad a los resultados obtenidos.


Uno de los que más me ha llamado la atención por la temática que plantea y su carácter global es “Globe at night” Si atendemos al día a día y al interés de la gente por su salud y el entorno que le rodea “AQUA”, donde hacer partícipe a los alumnos y sus padres es muy sencillo. Sin embargo, por mi formación y conociendo la dificultad de la toma de muestras, el proyecto “LadyBug” me parece brillante en su sencillez.


En la sociedad, la ciencia ciudadana se puede convertir en una herramienta más de comunicación y colaboración. En la escuela como una práctica más de clase donde investigadores y alumnos entren en contacto con facilidad.


Se están siguiendo diferentes estrategias para introducir la ciencia ciudadana en las escuelas: desde la Universidad, desde la administración, desde las escuelas. Cualquiera de ellas es válida si buscamos lugares de encuentro de los que pueda surgir una colaboración real y efectiva, con proyectos concretos y actividades contrastadas.

  • : Soy profesor de Biología y Geología en el IES David Buján de Cambre- A Coruña. Coordinador de proyectos europeos y del club de ciencia del instituto, lo cual me permite participar en congresos y ferias de ciencia con mis alumnos. Además imparto cursos de formación para profesores como: “Ciencia ciudadana en la escuela”, “Ciencia e indagación en el aula” o “Dispositivos móviles en la realización de proyectos científicos” y “Primeros experimentos para infantil y primaria” en los centros de formación de profesorado de la Consellería de Educación, soy formador y desarrollador del proyecto europeo NextLab, coordinador del proyecto Erasmus+”Be a maker@school” y mentor en los proyectos internacionales WorldBiotech y Design Squad Global, ambos de la Association of Science-Technology Centers (ASTC) de EEUU. Todo este cúmulo de actividades está enfocado a acercar la ciencia a los más jóvenes.
  • : En el instituto hemos trabajado con la ciencia ciudadana desde el año 2013, intentando introducirla, en principio, en un ámbito de enseñanza no formal y posteriormente introduciéndola en el currículo como una práctica normal de una asignatura de ciencias. La participación del club de ciencia en las investigaciones de ciencia ciudadana como AQUA, Globe at Night, Noise Tube nos ha llevado a proponer nuestras propias investigaciones. Supertasters, una app de móvil para identificar supercatadores, Species Calendar Plants, una investigación que propone al ciudadano fotografia un árbol cercano a su casa durante los días de Otoño, para así comprobar la evolución de las estaciones en distintas latitudes y otras apps como Avispa Asiática, PNIA Alert, que nos han permitido colaborar con entidades locales y Parques Nacionales. Es decir, la Ciencia ciudadana ha permitido que mis alumnos se acerquen al mundo más allá de las ventanas del aula.
  • : Para poder participar en nuestros proyectos no se requiere un entrenamiento especial, sólo un manejo a nivel usuario del móvil. Cualquier cosa que un adolescente pueda hacer. Apps sencillas y lo más intuitivas posible.
  • : Hasta ahora sólo pretendo que mi experiencia pueda ser replicada en otras escuelas. Dar a conocer la ciencia ciudadana a la siguiente generación de una forma amable, nos permitirá tener futuros ciudadanos más concienciados de la importancia de la colaboración entre sociedad y ciencia.
  • : Desde mi punto de vista “Open Science” es un término más amplio que la ciencia ciudadana. En Open Science incluiría el Open Data, el Open Hardware, Open Software. La Ciencia ciudadana y RRI van de la mano. No creo que tenga sentido la colaboración entre sociedad y ciencia si no se plantea en un marco de Responsible Research and Innovation.
  • : La ciencia ciudadana se puede convertir en la hermana pequeña de la ciencia académica. La hermana querida y amable que permita entender un poco más a la ciencia más inaccesible para el público no iniciado.
  • : Existen varios factores que motivan a diferentes edades. El primero de ellos es la utilidad de la investigación para modificar su día a día.
  • : Aunque pueda parecer mentira, considero la barrera tecnológica un factor importante en la investigación en ciencia ciudadana sobre todo entre los adolescentes. Éstos son muy reacios a bajar apps de móvil para seguir distintos proyectos de ciencia ciudadana. Actualmente la oferta de participación se realiza, sobre todo, a través del móvil, para apps que se utilizan una o dos veces al mes.
  • : La ciencia ciudadana, para poder seguir creciendo, tendrá que ocupar espacios en la sociedad que hasta ahora la ciencia no había considerado. Además de asociaciones de astronomía o ecologistas, se pueden utilizar por ejemplo las redes escolares, las redes de bibliotecas o las redes de asociaciones juveniles. Cualquiera de ellas puede participar, siempre que se adapte el proyecto de ciencia ciudadana a sus intereses.
  • : La ciencia ciudadana está abriendo una vía de participación a la sociedad en la actividad científica actual.
  • : Creo que se están abriendo vías de acercamiento entre la sociedad y la ciencia. El movimiento STEM en las escuelas, favorecerá la inclusión de la ciencia ciudadana en ámbitos, como el escolar, que en un principio no era considerado. Actualmente en Galicia se están impartiendo cursos de formación apoyados por la Consellería de Educación para formar a profesores en la introducción de la ciencia ciudadana en las prácticas escolares.
  • : La ciencia ciudadana no es un competidor de la ciencia académica, es un acompañante. Considero que la ciencia ciudadana muestra a la sociedad parcelas de la ciencia y la investigación en España no conocidos en el pasado, pero que tienen mucho interés en el presente, y sobre todo en el futuro. Hacer partícipe a la gente de las inquietudes científicas de un país, ayudará a que esa sociedad sea más sensible a los logros de los investigadores
  • : Creo que la ciencia ciudadana plantea la simbiosis perfecta entre ciencia y educación. La ciencia ciudadana enriquece la actividad formativa con prácticas de calidad, avances de actualidad o conocimiento del investigador y su trabajo. A la vez, la escuela aporta números a la investigación.
  • : El mayor conocimiento de la Open Science dará a la Ciencia ciudadana un impulso que debería ser aprovechado por nuestros investigadores. La nueva tecnología permitirá al ciudadano estar en contacto con el político, sobre todo en pequeñas poblaciones. Por ello será importante incluir, dentro de esa comunicación, una parcela de ciencia. Donde el dato objetivo y no sólo la opinión puedan aportar veracidad a los resultados obtenidos.
  • : Uno de los que más me ha llamado la atención por la temática que plantea y su carácter global es “Globe at night” Si atendemos al día a día y al interés de la gente por su salud y el entorno que le rodea “AQUA”, donde hacer partícipe a los alumnos y sus padres es muy sencillo. Sin embargo, por mi formación y conociendo la dificultad de la toma de muestras, el proyecto “LadyBug” me parece brillante en su sencillez.
  • : En la sociedad, la ciencia ciudadana se puede convertir en una herramienta más de comunicación y colaboración. En la escuela como una práctica más de clase donde investigadores y alumnos entren en contacto con facilidad.
  • : Se están siguiendo diferentes estrategias para introducir la ciencia ciudadana en las escuelas: desde la Universidad, desde la administración, desde las escuelas. Cualquiera de ellas es válida si buscamos lugares de encuentro de los que pueda surgir una colaboración real y efectiva, con proyectos concretos y actividades contrastadas.
Jose M. Viñas Diéguez

Jose M. Viñas Diéguez

Entrevista a Jose M. Viñas Diéguez como parte de nuestras entrevistas para conocer la visión sobre la Ciencia Ciudadana.