Fermín Serrano

Entrevista a Fermín Serrano


Trabajo en la Fundación Ibercivis (www.ibercivis.es) coordinando proyectos de investigación y de promoción de ciencia ciudadana. Anteriormente, desde 2006 hasta 2014 lo hacía en el BIFI de la Universidad de Zaragoza. Además de montar proyectos, hago de asesor o de evaluador de proyectos, incluso a veces como comisario de arte y ciencia. Colaboro con todo el mundo que lo pide, destacando instituciones como la Comisión Europea, el programa Top Citizen Science de Austria, el festival Sónar+D o Ars Electrónica.


Actualmente es el responsable del Observatorio de la Ciencia Ciudadana en España (www.ciencia-ciudadana.es). Ha participado en una decena de proyectos europeos de investigación relacionados con las tecnologías abiertas y la participación abierta, destacando el proyecto FP7 Socientize del que es el coordinador y que publicó el Libro Blanco de la Ciencia Ciudadana (www.socientize.eu). Este libro blanco es uno de los documentos referencia para la Comisión Europea en las nuevas convocatorias de H2020. Forma parte del equipo de dirección de la Asociación Europea de la Ciencia Ciudadana ECSA donde coordina un grupo de trabajo enlazando la ciencia ciudadana con la investigación e innovación responsables, y también la fundación COTEC le ha elegido como uno de los 100 de Cotec.


Entendemos que ese es uno de los potenciales de la ciencia ciudadana. Mi padre, docente, me enseñó que cada suspenso es un fallo del profesor y eso lo podemos aplicar a la academia. Si alguien no puede ser parte activa del proceso investigador es, en primer lugar, de los profesionales investigadores que no han sabido crear el entorno adecuado para aporvechar todo lo que la gente tiene que aportar. No digo ni mucho menos que el conocimiento de alguien con décadas de formación específica sea igual que el de cualquier que pase por aquí. Pero tampoco hace falta. Si pensamos que cualquier aspecto de nuestro mundo debe, y puede, ser objeto de estudio entonces podemos ver la relevancia de todos y cada uno de nosotros. Y para eso se debe aprovechar tanto el conocimiento como las habilidades raras. Ahora bien, si se quiere formar y educar en el método científico y llegar a conseguir unos rendimientos científico-técnicos destacables, estoy convencido que la ciencia ciudadana es un escenario privliegiado para canalizar ese potencial de algunos aficionados que, por lo que sea, llegan a rendir como los verdaderos profesionales.


Si, ya hay muchos estudios que, para experimentos concretos por ejemplo de ornitología, demuestran que los voluntarios rinden en muchas tareas igual que los profesionales, incluso cuantificándo el tiempo necesario para llegar a ese nivel.


En Ibercivis nos hemos encontrado con muchos de esos monstruos que cuando ves lo que hacen y cómo lo hacen, y por qué lo hacen, te dejan boquiabierto. En cualquier caso son solo nombres propios cercanos que forman parte de un movimiento global y casi siempre anónimo. Como me gusta citar a amigos, Jorge de la Cruz es un ornitólogo aficionado de Cantalejo (Segovia) que no solo tiene equipamiento casi profesional, también tiene unos conocimientos y un rigor en sus metodología que da gusto verle.


Eso es algo que hemos impulsado siempre desde Ibercivis. La ciencia ciudadana como paradigma y metodología que se puede aplicar a cualquier área científica, incluso de innovación o de desarrollo tecnológica. Al final se trata de cambiar la forma de trabjar, de considerar a todos por iguales, a poner más atención en quien más lo necesita, en aprovechar las tecnologías y toda la revolución de lo abierto. De veras, cosas tan dispares como Gran Hermano o trabajos artísticos de John Cage o de Aaron Koblin son fuente de inspiración continua.


Creo que cada vez estamos más de acuerdo en que la ciencia ciudadana es una de las patas fundamentales de la open science y afortunadamente ya hay gente en Bruselas y por todos los rincones destacándolo. Por su parte, creo que las reflexiones de la RRI deben ser aplicadas a cualquier aspecto de nuestra vida y por su puesto también a la CC. Creo que hay un impulso fuerte para canalizar la RRI hacia la OS a través de la CC. A por ello!


Para mi lo más importante es enriquecer el proceso investigador, a partir de mayor creatividad y mayor rendimiento en el corto plazo, pero también asegurando una educación cívica fundamental para el largo plazo.


Cada persona es un mundo. Para mi los más interesantse son los casos de personas que necesitan que la ciencia aborde temas que por los motivos que sea no se tienen en cuenta (e.g. I'MPATIENT). Tal cual, "si no lo haceis vostros lo tenemos que hacer nosotros". Ahi es donde a veces la gente saca los colores a toda la "industria" científica.


Falta de reconocimiento y de cultura de colaboración.


Co-diseñando entre todos un programa participativo en el que se recojan todas las dimensiones y perspectivas de los grupos relacionados con la CC. A partir de ese proceso, podremos convencer a los decisores españoles como lo hicimos en Bruselas. Me gustaría más coordinación entre todas las instituciones pero creo que tienen muchas cosas, pocos recursos, y en general todavía no hay incentivos para abordar la CC como se necesita.


Creo que la CC es otra línea de interactuación para intentar normalizar lo que en muchos casos se ha desnormalizado. Frente a la visión de "un centro de investigación es como una fortaleza" el ver que tu vecino hace tareas de CC hace que pienses "si esta persona puedo, yo también puedo". Aunque luego no lo hagas.


Más creatividad en general, menos fondos y recursos, un entorno natural privilegiado, una cultura colaboradora importante, movimientos "antisistema", bastantes espacios públicos comunes, despoblación rural... Cada comuniad autónoma es un mundo.


Algunos impactos económicos de la CC ya están siendo cuantificados, pero el coste que los voluntarios "ahorran" al sistema científico español no está ni reconocido ni valorado. Es verdad que no es gratis y que hace falta montar servicios transversales que ayuden por ejemplo a documentar, a reclutar, a producir eventos... estos servicios no se tratan ni a nivel de departamento ni de institución.


Qué mejor forma de aprender ciencia que haciendo ciencia. Educamos para y desde la ciencia, acercando recursos privilegiados. Pero los profesores en muchos casos van muy mal de tiempo.


El impulso de la Open Science del Comisario Moedas influirá más que lo que muchos decimos. Hay que convencer tanto de abajo a arriba como de arriba a abajo.


Todos


Será, irremediablemente. No creo que sea masiva todavía, pero con mayor aceptación que ahora.

  • : Trabajo en la Fundación Ibercivis (www.ibercivis.es) coordinando proyectos de investigación y de promoción de ciencia ciudadana. Anteriormente, desde 2006 hasta 2014 lo hacía en el BIFI de la Universidad de Zaragoza. Además de montar proyectos, hago de asesor o de evaluador de proyectos, incluso a veces como comisario de arte y ciencia. Colaboro con todo el mundo que lo pide, destacando instituciones como la Comisión Europea, el programa Top Citizen Science de Austria, el festival Sónar+D o Ars Electrónica.
  • : Actualmente es el responsable del Observatorio de la Ciencia Ciudadana en España (www.ciencia-ciudadana.es). Ha participado en una decena de proyectos europeos de investigación relacionados con las tecnologías abiertas y la participación abierta, destacando el proyecto FP7 Socientize del que es el coordinador y que publicó el Libro Blanco de la Ciencia Ciudadana (www.socientize.eu). Este libro blanco es uno de los documentos referencia para la Comisión Europea en las nuevas convocatorias de H2020. Forma parte del equipo de dirección de la Asociación Europea de la Ciencia Ciudadana ECSA donde coordina un grupo de trabajo enlazando la ciencia ciudadana con la investigación e innovación responsables, y también la fundación COTEC le ha elegido como uno de los 100 de Cotec.
  • : Entendemos que ese es uno de los potenciales de la ciencia ciudadana. Mi padre, docente, me enseñó que cada suspenso es un fallo del profesor y eso lo podemos aplicar a la academia. Si alguien no puede ser parte activa del proceso investigador es, en primer lugar, de los profesionales investigadores que no han sabido crear el entorno adecuado para aporvechar todo lo que la gente tiene que aportar. No digo ni mucho menos que el conocimiento de alguien con décadas de formación específica sea igual que el de cualquier que pase por aquí. Pero tampoco hace falta. Si pensamos que cualquier aspecto de nuestro mundo debe, y puede, ser objeto de estudio entonces podemos ver la relevancia de todos y cada uno de nosotros. Y para eso se debe aprovechar tanto el conocimiento como las habilidades raras. Ahora bien, si se quiere formar y educar en el método científico y llegar a conseguir unos rendimientos científico-técnicos destacables, estoy convencido que la ciencia ciudadana es un escenario privliegiado para canalizar ese potencial de algunos aficionados que, por lo que sea, llegan a rendir como los verdaderos profesionales.
  • : Si, ya hay muchos estudios que, para experimentos concretos por ejemplo de ornitología, demuestran que los voluntarios rinden en muchas tareas igual que los profesionales, incluso cuantificándo el tiempo necesario para llegar a ese nivel.
  • : En Ibercivis nos hemos encontrado con muchos de esos monstruos que cuando ves lo que hacen y cómo lo hacen, y por qué lo hacen, te dejan boquiabierto. En cualquier caso son solo nombres propios cercanos que forman parte de un movimiento global y casi siempre anónimo. Como me gusta citar a amigos, Jorge de la Cruz es un ornitólogo aficionado de Cantalejo (Segovia) que no solo tiene equipamiento casi profesional, también tiene unos conocimientos y un rigor en sus metodología que da gusto verle.
  • : Eso es algo que hemos impulsado siempre desde Ibercivis. La ciencia ciudadana como paradigma y metodología que se puede aplicar a cualquier área científica, incluso de innovación o de desarrollo tecnológica. Al final se trata de cambiar la forma de trabjar, de considerar a todos por iguales, a poner más atención en quien más lo necesita, en aprovechar las tecnologías y toda la revolución de lo abierto. De veras, cosas tan dispares como Gran Hermano o trabajos artísticos de John Cage o de Aaron Koblin son fuente de inspiración continua.
  • : Creo que cada vez estamos más de acuerdo en que la ciencia ciudadana es una de las patas fundamentales de la open science y afortunadamente ya hay gente en Bruselas y por todos los rincones destacándolo. Por su parte, creo que las reflexiones de la RRI deben ser aplicadas a cualquier aspecto de nuestra vida y por su puesto también a la CC. Creo que hay un impulso fuerte para canalizar la RRI hacia la OS a través de la CC. A por ello!
  • : Para mi lo más importante es enriquecer el proceso investigador, a partir de mayor creatividad y mayor rendimiento en el corto plazo, pero también asegurando una educación cívica fundamental para el largo plazo.
  • : Cada persona es un mundo. Para mi los más interesantse son los casos de personas que necesitan que la ciencia aborde temas que por los motivos que sea no se tienen en cuenta (e.g. I'MPATIENT). Tal cual, "si no lo haceis vostros lo tenemos que hacer nosotros". Ahi es donde a veces la gente saca los colores a toda la "industria" científica.
  • : Falta de reconocimiento y de cultura de colaboración.
  • : Co-diseñando entre todos un programa participativo en el que se recojan todas las dimensiones y perspectivas de los grupos relacionados con la CC. A partir de ese proceso, podremos convencer a los decisores españoles como lo hicimos en Bruselas. Me gustaría más coordinación entre todas las instituciones pero creo que tienen muchas cosas, pocos recursos, y en general todavía no hay incentivos para abordar la CC como se necesita.
  • : Creo que la CC es otra línea de interactuación para intentar normalizar lo que en muchos casos se ha desnormalizado. Frente a la visión de "un centro de investigación es como una fortaleza" el ver que tu vecino hace tareas de CC hace que pienses "si esta persona puedo, yo también puedo". Aunque luego no lo hagas.
  • : Más creatividad en general, menos fondos y recursos, un entorno natural privilegiado, una cultura colaboradora importante, movimientos "antisistema", bastantes espacios públicos comunes, despoblación rural... Cada comuniad autónoma es un mundo.
  • : Algunos impactos económicos de la CC ya están siendo cuantificados, pero el coste que los voluntarios "ahorran" al sistema científico español no está ni reconocido ni valorado. Es verdad que no es gratis y que hace falta montar servicios transversales que ayuden por ejemplo a documentar, a reclutar, a producir eventos... estos servicios no se tratan ni a nivel de departamento ni de institución.
  • : Qué mejor forma de aprender ciencia que haciendo ciencia. Educamos para y desde la ciencia, acercando recursos privilegiados. Pero los profesores en muchos casos van muy mal de tiempo.
  • : El impulso de la Open Science del Comisario Moedas influirá más que lo que muchos decimos. Hay que convencer tanto de abajo a arriba como de arriba a abajo.
  • : Todos
  • : Será, irremediablemente. No creo que sea masiva todavía, pero con mayor aceptación que ahora.
Fermín Serrano

Fermín Serrano

Entrevista a Fermín Serrano como parte de nuestras entrevistas para conocer la visión sobre la Ciencia Ciudadana.