Eduardo Lostal

Entrevista a Eduardo Lostal


Soy Ingeniero en Informática por la Universidad de Zaragoza aunque hice mi Master Thesis en la Technical University of Denmark en Lingby (Copenhagen). Trabajo como desarrollador de software y director de proyectos en la Fundación Ibercivis en el ámbito de la Ciencia Ciudadana.


Las líneas de trabajo dentro de Ibercivis se pueden dividir en dos partes: el desarrollo de proyectos propiamente de ciencia ciudadana y el estudio de la misma y su fomento a través de la influencia en políticas científicas. Desde el grupo de investigación lideramos el proyecto FP7 Socientize del que se publicó el Libro Blanco de la Ciencia Ciudadana (www.socientize.eu). Este libro blanco es uno de los documentos referencia para la Comisión Europea en las nuevas convocatorias de H2020.


Desarrollamos cantidad de proyecto de diversa índole y características. En algunos es necesario que el usuario posea un background o sea entrenado para poder llevar a cabo las tareas. En la mayoría de casos, dicho entrenamiento no lleva más de 5 minutos. Por lo que sí, cualquiera puede aportar.


Sí, creo que los voluntarios pueden llegar a alcanza la excelencia científica. Sin embargo, el camino para hacerlo dependerá mucho del proyecto en el que se este trabajando. Hay alguno proyectos que pueden partir desde el inicio de los propios científicos ciudadanos, mientras que hay ciertas áreas científicas dónde el background científico es necesario para el planteamiento y dirección del proyecto dada la elevada especialización que requieren. Sin embargo, creo que con el adecuado entrenamiento, cualquier persona interesada puede aportar y colaborar en el proyecto sin perder un ápice de la excelencia científica del mismo.


Muchos. Porque el hecho de no trabajar en la academia, no tiene nada que ver con el potencial intelectual de las personas, sobre todo si están motivadas e interesadas. Hay muchas personas que invierten su tiempo en desarrollar proyectos en los que están interesados. Sin ser ciencia ciudadana exactamente (o sí en algunos casos), el movimiento maker es un ejemplo muy claro del potencial del público general.


Estoy seguro de ello, creo que con una buena planificación de proyecto y diseño de comunicación, la CC puede aportar mucho en muchísimas áreas de conocimiento distintas.


La CC necesariamente se relaciona con la open science ya que para poder colaborar, el científico ciudadano debe poder tener acceso a todo lo relacionado con el proyecto y ser parte del equipo de trabajo. Esto requiere una apertura completa y transparente del proceso científico desde el diseño a la realización. Respecto a la RRI, ambas tienen un componente muy básico y es el public engagement, básico en ambas para su éxito.


Creo que supone un cambio de paradigma muy significativo, puede llegar a cambiar (mejorar) el proceso científico haciéndolo más rápido, colaborativo, necesario e interesante para los ciudadanos. Por otra parte, la CC puede ser un elemento clave para influir en las políticas científicas de los países y la financiación de los proyectos de investigación.


Creo que eso es muy personal y cada uno tiene los suyos. En mi mente me gustaría que la gente lo hiciera por tener ganas de ayudar a cambiar el mundo, de mejorarlo. En mi opinión, ese debería ser el objetivo último del progreso científico: ayudarnos a mejorar el mundo en que vivimos y la vida de las personas que lo habitamos. Por eso, de una forma un tanto idealista, me gustaría que la gente contribuyera porque pensara que está realizando una tarea significativa para sí y el resto del mundo.


Creo que la mayor barrera es la comunicación. Es difícil llegar a la gente y que sean conscientes del potencial de los proyectos y su aportación.


Creo que hay una falta de recursos para poder fomentar esta forma de hacer ciencia y llegar tanto a investigadores como al público en general.


Creo que al menos está aumentando su interacción.


Creo que la CC no reduce costes, sino que ahorra. No creo que la CC reemplace investigadores, sino que más bien le da a éstos una nueva posibilidad de trabajo con el apoyo y colaboración de muchas otras mentes. Más bien, creo que necesita de mayor inversión para aprovechar esos recursos que suponen un gran ahorro de lo que supondría en realidad para llevar a cabo el proyecto.


La CC creo que encaja perfectamente en la educación, de forma que tanto la CC como la educación pueden aprovecharse mutuamente y sacar beneficios muy positivos. Como herramienta educativa y como una gran masa de voluntarios dispuestos a ayudar, que por otra parte crea vocaciones científicas.


Tecnológicas dado la evolución en dispositivos y herramientas de cálculo, pero sobre todo, las políticas que fomenten la CC.


Muchísimos, cada uno tiene su idiosincrasia y eso es lo bonito.


Asentada y reconocida por el potencial que ofrece.

  • : Soy Ingeniero en Informática por la Universidad de Zaragoza aunque hice mi Master Thesis en la Technical University of Denmark en Lingby (Copenhagen). Trabajo como desarrollador de software y director de proyectos en la Fundación Ibercivis en el ámbito de la Ciencia Ciudadana.
  • : Las líneas de trabajo dentro de Ibercivis se pueden dividir en dos partes: el desarrollo de proyectos propiamente de ciencia ciudadana y el estudio de la misma y su fomento a través de la influencia en políticas científicas. Desde el grupo de investigación lideramos el proyecto FP7 Socientize del que se publicó el Libro Blanco de la Ciencia Ciudadana (www.socientize.eu). Este libro blanco es uno de los documentos referencia para la Comisión Europea en las nuevas convocatorias de H2020.
  • : Desarrollamos cantidad de proyecto de diversa índole y características. En algunos es necesario que el usuario posea un background o sea entrenado para poder llevar a cabo las tareas. En la mayoría de casos, dicho entrenamiento no lleva más de 5 minutos. Por lo que sí, cualquiera puede aportar.
  • : Sí, creo que los voluntarios pueden llegar a alcanza la excelencia científica. Sin embargo, el camino para hacerlo dependerá mucho del proyecto en el que se este trabajando. Hay alguno proyectos que pueden partir desde el inicio de los propios científicos ciudadanos, mientras que hay ciertas áreas científicas dónde el background científico es necesario para el planteamiento y dirección del proyecto dada la elevada especialización que requieren. Sin embargo, creo que con el adecuado entrenamiento, cualquier persona interesada puede aportar y colaborar en el proyecto sin perder un ápice de la excelencia científica del mismo.
  • : Muchos. Porque el hecho de no trabajar en la academia, no tiene nada que ver con el potencial intelectual de las personas, sobre todo si están motivadas e interesadas. Hay muchas personas que invierten su tiempo en desarrollar proyectos en los que están interesados. Sin ser ciencia ciudadana exactamente (o sí en algunos casos), el movimiento maker es un ejemplo muy claro del potencial del público general.
  • : Estoy seguro de ello, creo que con una buena planificación de proyecto y diseño de comunicación, la CC puede aportar mucho en muchísimas áreas de conocimiento distintas.
  • : La CC necesariamente se relaciona con la open science ya que para poder colaborar, el científico ciudadano debe poder tener acceso a todo lo relacionado con el proyecto y ser parte del equipo de trabajo. Esto requiere una apertura completa y transparente del proceso científico desde el diseño a la realización. Respecto a la RRI, ambas tienen un componente muy básico y es el public engagement, básico en ambas para su éxito.
  • : Creo que supone un cambio de paradigma muy significativo, puede llegar a cambiar (mejorar) el proceso científico haciéndolo más rápido, colaborativo, necesario e interesante para los ciudadanos. Por otra parte, la CC puede ser un elemento clave para influir en las políticas científicas de los países y la financiación de los proyectos de investigación.
  • : Creo que eso es muy personal y cada uno tiene los suyos. En mi mente me gustaría que la gente lo hiciera por tener ganas de ayudar a cambiar el mundo, de mejorarlo. En mi opinión, ese debería ser el objetivo último del progreso científico: ayudarnos a mejorar el mundo en que vivimos y la vida de las personas que lo habitamos. Por eso, de una forma un tanto idealista, me gustaría que la gente contribuyera porque pensara que está realizando una tarea significativa para sí y el resto del mundo.
  • : Creo que la mayor barrera es la comunicación. Es difícil llegar a la gente y que sean conscientes del potencial de los proyectos y su aportación.
  • : Creo que hay una falta de recursos para poder fomentar esta forma de hacer ciencia y llegar tanto a investigadores como al público en general.
  • : Creo que al menos está aumentando su interacción.
  • : Creo que la CC no reduce costes, sino que ahorra. No creo que la CC reemplace investigadores, sino que más bien le da a éstos una nueva posibilidad de trabajo con el apoyo y colaboración de muchas otras mentes. Más bien, creo que necesita de mayor inversión para aprovechar esos recursos que suponen un gran ahorro de lo que supondría en realidad para llevar a cabo el proyecto.
  • : La CC creo que encaja perfectamente en la educación, de forma que tanto la CC como la educación pueden aprovecharse mutuamente y sacar beneficios muy positivos. Como herramienta educativa y como una gran masa de voluntarios dispuestos a ayudar, que por otra parte crea vocaciones científicas.
  • : Tecnológicas dado la evolución en dispositivos y herramientas de cálculo, pero sobre todo, las políticas que fomenten la CC.
  • : Muchísimos, cada uno tiene su idiosincrasia y eso es lo bonito.
  • : Asentada y reconocida por el potencial que ofrece.

Eduardo Lostal

Entrevista a Eduardo Lostal como parte de nuestras entrevistas para conocer la visión sobre la Ciencia Ciudadana.