Soy Directora del Proyecto “Celebra Las Aves Urbanas” del Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell. También soy investigadora y directora de un proyecto financiado por el National Science Foundation, “Examining Contextual Factors to Improve Cultural Diversity in Informal STEM Programming” (Investigado los factores contextuales para aumentar la diversidad cultural en los programas de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas informales en comunidades poco representadas en las ciencias).

 

Por los últimos veinte años he trabajado en el Laboratorio de Ornitología, desarrollando, dirigiendo, e implementando proyectos de ciencia ciudadana para comunidades marginadas o no representadas en la ciencia.

En nuestros proyectos cualquiera puede aportar. No es necesario tener ninguna habilidad especial. La idea es que uno aprende al participar. Damos entrenamientos simples en línea y también distribuimos paquetes con materiales educativos con todo lo necesario para participar sin costo alguno.

Sí – y la verdad es que es necesario incluir perspectivas fuera de la academia. El mundo es complicado, y la ciencia no es neutral – es una construcción social y no está separada de la política y de las perspectivas culturales dominantes. Al incluir voces diversas mejoramos el rigor, la relevancia, y el alcance de la ciencia. La ciencia no es algo misterioso e inalcanzable…es un método en cual pueden y deben participar todos. El trabajo más significativo e impactante en el que he participado ha sido con representantes comunitarios sin afiliación a la academia y con un fuerte deseo de beneficiar a sus comunidades a través de la ciencia. El trabajo es honesto y no tiene ni gota de egoísmo ni protagonismo. El deseo que tenemos los científicos de avanzar nuestras propias carreras a través de investigaciones y publicaciones muchas veces impacta negativamente a las comunidades con las cuales trabajamos. A veces los científicos utilizamos a las comunidades con las cuales trabajamos para el beneficio propio. No digo que lo hacemos a propósito. Es el sistema – pero así es. Cuando uno trabaja de manera honesta, directa, y equitativa con comunidades no representadas en la ciencia y deja que los individuos no académicos lideren, hagan las preguntas, analicen los datos, interpreten y compartan los resultados entonces uno se da cuenta de que la motivación y el beneficio es diferente cuando proviene de la comunidad en vez de la academia. La motivación viene directamente de un deseo de impactar positivamente a las comunidades marginadas y el beneficio se distribuye más equitativamente. Hay un deseo honesto de colaborar y de aprender más para poder mejorar la calidad de vida de todos.

Los estudios dicen que la gente participa por interés propio o interés en beneficiar a la ciencia. Pero – de nuevo yo pienso que la mayoría de estos estudios provienen de la perspectiva de la cultura dominante. Sabemos que hay una enorme falta de diversidad e inclusión en la ciencia ciudadana de hoy. Por lo tanto no hemos logrado la participación de todas nuestras comunidades. Claramente no entendemos bien la motivación de los que no participan. Esto tiene que cambiar – y solo puede cambiar si los que lideran los estudios representan a comunidades no representadas y si el beneficio de los estudios es para todas las comunidades.

Claro que sí. Este tipo de trabajo se puede llevar a muchas áreas de conocimiento. Es simplemente una manera de entender algo con una mentalidad más abierta. Y eso quiere decir que el trabajo es más transparente, más abierto a la crítica, y también se difunde mejor.

La Ciencia Ciudadana , la Open Science, y la Responsible Research and Innovations son todas estrategias y técnicas que se pueden usar en conjunto para mejorar la ciencia y el acceso a la ciencia. Todas estas ramas ofrecen la oportunidad de mejorar nuestra sociedad a través de la transparencia. Pero uno puede implementar cada una de ellas sin entender bien las barreras que existen en nuestras instituciones y en el “sistema” de la ciencia sin lograr ningún progreso. Es necesario entender bien que la ciencia y nuestras instituciones son construcciones sociales de la cultura dominante. Por ejemplo, podemos ser ‘inclusivos’ con la ciencia ciudadana pero en realidad solo incluir al público que beneficia de la ciencia; podemos ser abiertos con la ciencia y ofrecer acceso a nuestras investigaciones y datos pero en realidad hacerlo a través de canales que incluyen solo a gente que piensa como nosotros; podemos ser responsables, inclusivos, y alinear nuestras investigaciones y métodos con los valores y las necesidades de la sociedad pero sin entender cuales son los valores y necesidades de culturas no representadas en la ciencia. Estas tres técnicas se pueden trabajar en conjunto para el bien de todos – pero solo si los que toman decisiones, tienen el poder, distribuyen los fondos, y publican/distribuyen los resultados incluyen a representantes de todas nuestras culturas marginadas y no representadas en la ciencia.

La Ciencia Ciudadana promete democratizar la ciencia. Ella promete ser inclusiva para que todos tengan voz en la ciencia, para que todos tengan acceso a los datos, y para que todos se puedan beneficiar de la ciencia. La Ciencia Ciudadana puede unir a gente a través del mundo para mejorar el conocimiento y así cambiar la política pública y las normas que afectan la sociedad. La ciencia ciudadana promete la participación significativa del público en la toma de decisiones y acciones relacionadas a las amenazas y riesgos ambientales.

Realmente hay que cambiar la dinámica del sistema – tenemos que realmente lograr entender la motivación y el beneficio de los proyectos. Y después de todos estos años de falta de inclusión vamos a tener que trabajar duro para conseguir el respeto y la confianza de las comunidades no representadas. Yo creo que una de las cosas más importantes que podemos hacer es cambiar el sistema de distribución de fondos. Es casi imposible recibir fondos si uno no es parte del “club” que tiene las conexiones, el apoyo, y entiende exactamente cómo funciona el sistema. Además, tenemos que mejorar los canales de comunicación- ¿Cómo podemos seguir pensando que lo mejor que podemos hacer es publicar en una revista exclusiva que no permite el acceso abierto a todos – o decir las cosas con tanta complejidad que ni la entendemos nosotros? La otra preocupación grande es el uso de la gente a través de la ciencia ciudadana. Es fácil utilizar al público para la recolección de datos sin compartir los resultados con los participantes. Esto se ve mucho y debe cambiar. También se debe pensar en quién se beneficia de los resultados y publicaciones.

No conozco el sistema bien en España – pero me imagino que es parecido a otros países en que hay un club exclusivo de académicos, un sistema de revisión en pares dirigido por la cultura dominante, y los fondos distribuidos de manera en que solo instituciones que son parte del sistema se pueden beneficiar. Debemos empezar a entender el valor y el poder de las organizaciones comunitarias que ya tienen el respeto y la confianza de las comunidades marginadas no representadas en la ciencia. Y debemos incluir a todos en la conversación.

Desgraciadamente yo creo que la ciencia ciudadana a tenido un impacto limitado por la falta de inclusión. Creo que tiene un potencial enorme pero no se ha realizado todavía. La Ciencia Ciudadana puede ser realmente creativa, impactante, y puede generar acción y cambio de política. Puede cambiar las actitudes de una comunidad, puede atraer la atención de tomadores de decisión, y puede enseñar a científicos a ver conceptos de maneras diferentes.

Creo que en España se ha experimentado con la Ciencia Ciudadana de maneras muy creativas y me parece que hay un entusiasmo grande. He visto una creatividad increíble en la diseminación de datos a través de la música por ejemplo – eso no se ve mucho y realmente tiene un potencial de romper barreras y de empujar el campo de la ciencia aún más. Yo creo que como en cualquier país hay un miedo de que va a ser difícil publicar con la Ciencia Ciudadana o que los datos van a ser de mala calidad – pero este tipo de preocupación realmente no es válido. Se ha comprobado que si el diseño de la investigación es bueno – la calidad de los datos serán buenos y hoy en día se publica a diario con los datos de la Ciencia Ciudadana. La verdad es que hay ciencia que simplemente sería imposible sin esta técnica.

Es verdad que se pueden reducir costos enormemente a través de la ciencia ciudadana ya que se lleva a cabo a través de voluntarios – y en general las técnicas deben ser simples y económicas para que pueda participar más gente. Pero, a la vez debemos pensar en el uso de los fondos y quién administra los fondos. Si siempre reciben fondos las instituciones de la cultura dominante entonces las perspectivas siempre serán las mismas y la distribución de los fondos siempre serán iguales. No cambiará nada. Es importante que la ciencia ciudadana se alinee con los mercados – pero de manera en que las comunidades se beneficien también.

La educación debe de fluir desde la comunidad a los científicos y de los científicos a la comunidad. La educación es una de las cosas más lindas de la ciencia ciudadana. Tiene un potencial enorme.

Hay muchos estudios acerca de los impactos – pero pocos desde la perspectiva de las comunidades no representadas en la ciencia. Balazs, C.L. and Morello-Frosch, R. 2013. The Three Rs: How Community-Based Participatory Research Strengthens the Rigor, Relevance, and Reach of Science. Environmental Justice, 6 (1). DOI: http://doi.org/10.1089/env.2012.0017 Ballard, H., Belsky, J. 2010. Participatory action research and environmental learning: implications for resilient forests and communities. Environmental Education Research, 16 (5-6): 611-627. DOI: http://dx.doi.org/10.1080/13504622.2010.505440 Bonney, R., Ballard, H., Jordan, R., McCallie, E., Phillips, T., Shirk, J., and Wilderman, C.C. 2009a. Public Participation in Scientific Research: Defining the Field and Assessing its Potential for Informal Science Education. A CAISE Inquiry Group Report. Washington, DC: Center for Advancement of Informal Science Education (CAISE). Bonney, R., Cooper, C. B., Dickinson, J., Kelling, S., Phillips, T., Rosenberg, K. V., & Shirk, J. 2009b. Citizen Science: A Developing Tool for Expanding Science Knowledge and Scientific Literacy. BioScience, 59(11): 977–984. DOI: https://doi.org/10.1525/bio.2009.59.11.9 Irwin, Alan. Citizen science: A study of people, expertise and sustainable development. Psychology Press, 1995. Shirk, J.L., Ballard, H.L., Wilderman, C.C., Phillips, T., Wiggins, A., Jordan, R., McCallie, E., Minarchek, M., Lewenstein, B.V., Krasny, M.E., and Bonney, R. 2012. Public participation in scientific research: a framework for deliberate design. Ecology and Society, 17(2): 29. DOI: http://dx.doi.org/10.5751/ES-04705-170229

En mi opinión la Ciencia Ciudadana cambiará con la tecnología. Tal como a cambiado radicalmente un unos pocos años. Ahora con los avances en tecnología móvil, el mundo se está volviendo más pequeño, más conectado y se exige más transparencia. Esto continuará impulsando a la ciencia ciudadana a ser mejor.

Bueno uno de los proyectos que más me emocionan es el trabajo de 15 investigadores comunitarios que representan comunidades marginadas en los Estados Unidos. Y ellos juntos están llevando a cabo investigación participativa basada en la comunidad para mejorar la inclusión y equidad en la ciencia. Tienen un blog: power30icbos.blogspot.com y un grupo de Facebook (Community Perspectives):https://www.facebook.com/groups/1566672026757294/ También hay muchos trabajos realmente impactantes en la Ciencia Ciudadana, incluyendo: Morris Justice Project: http://morrisjustice.org/ Bayou Interfaith Shared Community Organizing: http://bisco-la.org/ Uprose: https://www.uprose.org/

Yo creo que la Ciencia Ciudadana va a ser más transparente, más inclusiva, y más equitativa. Creo que realmente va a cambiar el sistema actual – lo va a mejorar. A través de la Ciencia Ciudadana lograremos entender nuestro mundo mejor, estaremos más conectados, y lograremos llevar el conocimiento más allá. Nuestro conocimiento mejorará porque se incluirán diversas perspectivas e interpretaciones. Los proyectos beneficiarán a más comunidades. Ojalá.